A veces se tiene la suerte de hacer trabajos especiales, trabajos que se hacen poniendo no solo técnica y experiencia, sino mucho corazón. En estos trabajos todo es significativo, desde el apoyo en la concepción del elemento hasta la entrega. No todas las faenas pueden ser de este tipo porque aquí importa más el “gracias” sentido del cliente que el beneficio industrial.

La pieza es bonita de día y espectacular de noche con la retroiluminación por diodos.